CALMA EL DOLOR EN LAS ARTICULACIONES

Los dolores en las articulaciones generalmente ocurren debido a malas posturas, estrés o trabajo diario al que estamos sujetos. También puede influir en el estado de ánimo o llevar pesos muy grandes. La verdad es que si no nos ocupamos de la salud vertebral y articular, somos propensos a sufrir enfermedades graves.

si quieres ver el video de la receta as click aqui 

 

El dolor articular se asocia con problemas como la artritis y el reumatismo. Comúnmente cuando envejecemos, nuestro cuerpo no produce nutrientes de la misma manera que durante nuestra juventud, por esta razón, el desgaste del cartílago y los problemas en las articulaciones son comunes.

Una dosis diaria de bicarbonato de sodio puede ayudar a reducir la inflamación en enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Augusta (Estados Unidos), que aporta los primeros indicios de cómo este antiácido puede alentar al bazo a promover un ambiente antiinflamatorio. Con el fisiólogo renal Paul O’Connor a la cabeza, un equipo de la Universidad de Augusta ha probado que cuando las ratas o los humanos beben una solución de bicarbonato de sodio, el estómago produce más ácido para digerir la siguiente comida y para que las células mesoteliales informen al bazo que no es necesario articular una respuesta inmune protectora.

Los científicos creen que beber bicarbonato de sodio le dice al bazo que faciliten la respuesta inmune. «Ciertamente, beber bicarbonato afecta el bazo y creemos que es a través de las células mesoteliales», ha señalado O’Connor. Los especialistas encontraron que después de beber agua con bicarbonato de sodio durante dos semanas, la población de células inmunitarias llamadas macrófagos se modificó de aquellos que promueven la inflamación, llamados M1, a aquellos que la reducen, denominada M2. «El cambio del perfil inflamatorio al antiinflamatorio sucede en todas partes.

Lo vimos en los riñones, lo vimos en el bazo, ahora lo vemos en la sangre periférica», ha detallado el doctor. Los científicos también vieron un cambio en otros tipos de células inmunes, como más células T reguladoras, que generalmente reducen la respuesta inmune y ayudan a evitar que el sistema inmune ataque nuestros propios tejidos. Ese cambio antiinflamatorio se mantuvo durante al menos cuatro horas en humanos y tres días en ratas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*